¿Y el turno es para…?

Opinión de Gabriela García

A la mitad del periodo del gobierno federal a cargo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), se eligieron las autoridades en 15 estados de la República Mexicana, este fue el caso de Zacatecas donde con una votación mayoritaria se alzó con el triunfo el morenista David Monreal Avila quien tomó posesión del cargo el pasado 12 de septiembre, luego de eso empezaron las manifestaciones de protesta por distintos problemas.

Y es que la expectativa que generó en campaña proselitista fue muy alta, con ello convenció a la población de que su proyecto era el más conveniente, porque AMLO destinaría recursos del erario para sacar del atraso al estado, sin embargo, a más de un mes del cambio de gobierno se han acentuado los problemas en la entidad sin que se vea la mano salvadora de López Obrador por lo que la población se siente defraudada, veamos.

                Debido a que se dejaron de pagar los salarios a maestros de distintos niveles educativos e incluso del personal del gobierno del estado, casi a diario se presentan denuncias públicas de los pensionados del Instituto de Seguridad Social al Servicio del Estado (ISSSTEZAC), lo que desde antes tuvo a los legisladores locales y otros actores enfrascados en discusiones estériles tanto para los afectados por el instituto, como para el resto de ciudadanos; y aunque se trata de derechos ganados, los dependientes de este organismo descentralizado no son el grupo más vulnerable en nuestro estado, sino que hay otros sectores expectantes ante el show que se da con la nueva gobernanza.

Y como ya sabemos,  la estrategia de la 4t es culpar al pasado, por lo que mucho se ha dicho que  los responsables del desfalco son los gobiernos contrarios al proyecto de Morena, sobre todo a los priistas, olvidando que fue con Ricardo Monreal, quien gobernó de 1998 a 2004 cuando se autorizaron los 90 días de aguinaldo a los trabajadores del estado, lo que luego repercutió en otros rubros que impactaron las finanzas estatales, así como al instituto de seguridad al que los de la falsa transformación juran defender.

Y no hay de otra, la papa caliente está en manos de Monreal y no tiene para cuando cambien las cosas. En la larga lista de manifestantes se encuentran los maestros del COBAEZ, del CONALEP,  CECyTEZ y de Telesecundarias; mismos que han paralizado Ciudad Administrativa y cerrado en su momento las principales vialidades de la zona conurbada dejando paralizada a la ciudad, esto como medida desesperada para que les paguen.

Por otro lado, también se han dado manifestaciones de productores de frijol que piden un precio de garantía de unos 22 pesos por kilogramo y la apertura de los centros de acopio del grano; en cuanto al tema de transportes han sido los taxistas los que piden se detengan a los llamados taxis pirata; pero también lo hicieron los mineros que piden atención para que sean incorporados al ISSSTE y a la vez reciban atención médica y medicinas.

Y esto no para, por eso me atrevo a titular esta colaboración como: ¿Y el turno es para…? Ya se anunció por parte de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) que también se encuentra en crisis y  esperemos que los diputados federales, que en su mayoría son egresados de la máxima casa de estudios puedan hacer algo por ella. De no ser así, los maestros y personal universitario también tomarán las calles para exigir al gobierno que se destinen más recursos para la autónoma, la cual necesita cerrar el año con 420 millones de pesos, pues la autoridad anticipa que solamente tienen dinero para pagar el mes de noviembre y lo fuerte, de las 1ª y 2ª quincena y aguinaldos de diciembre no se completarán.

Por si no bastara de males, las vialidades están llenas de lodo y baches; nadie se pronuncia por el empleo y los salarios remuneradores y por el aumento del comercio informal; por el desorden en el crecimiento de las ciudades; nada cambia en el tema de inseguridad, al contrario,  a plena luz del día cobra más víctimas fatales sin que se vea que las cosas cambien.

Como se ha argumentado, la solución a los problemas no está en Zacatecas, sino que depende de los recursos federales que el gobierno de López Obrador debe enviar a las arcas del estado, cosa que depende de la gestión efectiva del gobernador morenista, así como de los representantes populares que aseguran tener cercanía y buena relación con AMLO. Así que los zacatecanos no tenemos de otra, como el gobernador, nosotros también tenemos fe de que el gobierno federal nos salve de este desastre y no solo atienda las obras y acciones que le reditúan apoyo popular.