Antorcha: en defensa de la organización popular y por obras sociales

El Movimiento Antorchista se sumó a la denuncia nacional a través de la realización de conferencias de prensa en cada ciudad capital, esto en defensa de la organización social y como respuesta legítima a los ataques que desde las altas esferas del poder federal se ejecuta en contra de Antorcha.

            En el encuentro con medios de comunicación,  Osvaldo Ávila Tizcareño, dirigente estatal,  afirmó que los antorchistas están enfrentando  una campaña emprendida desde altas esferas del poder con el objetivo de denostar y crear animadversión sobre la labor desempeñada  y presentar al movimiento ante la opinión pública como un grupo de criminales. “Y eso es lo que estamos enfrentando, pues a fuerza de repetir una y otra vez mentiras o verdades a medias, se pretende presentarnos como viles delincuentes de quienes hay que huir dada la peligrosidad y perversidad que nos atribuyen”, sostuvo.

            Hay una serie de acciones bien pensadas para este propósito, tan sólo el jueves pasado en el noticiario nocturno de Televisa conducido por Denise Maerker, se transmitió un reportaje de Fátima Monterrosa en el que se presenta como un tenebroso secreto, milagrosamente descubierto por la reportera, que Antorcha Campesina posee y opera gasolineras en diversos estados del país, de las cuales menciona ubicación y dueño solo en los casos en que éste tiene alguna relación de parentesco con el dirigente nacional de Antorcha, Aquiles Córdova Morán.

            Hay que considerar que previo a ello el propio presidente de la república Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina hizo referencia a las gasolineras de Antorcha Campesina, dando lugar para la siguiente acción secundada por televisa por lo que es grave que el mandatario federal esté pautando el comportamiento de la población y creando el clima de linchamiento hacia Antorcha.

            “Por eso es necesaria la legítima defensa” y en ése sentido explicó que si es necesario acudir a la movilización y difusión de estas perversas acciones lo harán porque la organización ciudadana está consagrada en la constitución política.